Seleccionar página

El Desarrollo Infantil Temprano es crítico para el desarrollo cognitivo y socioemocional a lo largo de nuestra vida. Toda la evidencia nacional e internacional se refiere a esta etapa como el momento en el que el despliegue personal ocurre a una velocidad y profundidad que no tiene paralelo en momentos posteriores. Una sociedad que subestima la importancia de la Primera Infancia, de los cero a los seis años, produce y reproduce desigualdades desde el seno de su ámbito escolar, porque no inician en la plenitud del potencial que les es propio para aprender.

La educación es un derecho humano y como tal, se construye de manera progresiva. En todas las personas, pero sobre todo en las niñas, los niños y los jóvenes garantizarles su derecho a aprender es asegurarles otro tipo de derechos como la vida, la salud, el desarrollo, la participación y la libertad. La conquista plena de esta posibilidad se genera o, se cancela, desde los primeros años de vida, incluso, nos atrevemos a asegurar que «primero de primaria es muy tarde»